Con la llegada del nuevo año es muy habitual que deseemos cumplir nuevos propósitos para cambiar o para mejorar algo de nuestras vidas. Propósitos como dejar de fumar, ponerse en forma, aprender idiomas, viajar más, comer más sano, realizar cursos o ir al gimnasio, entre muchos otros, son los más populares y más intentados entre la gente.

Fijarse un propósito de año nuevo es sencillo, lo complicado es completar el reto o por lo menos mantener ese objetivo una vez pasada la primera semana de enero. Y es que, ¿cuántas veces te has propuesto un objetivo y lo has abandonado al poco tiempo? ¿cuántas veces te has sentido culpable por no cumplir el propósito? ¿cuántas veces has sentido que eras incapaz de hacer lo que te proponías? Muchas.

Pero no te preocupes, ya que es algo muy frecuente que nos pasa a todos. No desesperes, no tienes ningún problema y debes saber que eres totalmente capaz de acabar el objetivo propuesto.

Todos hacemos lo mismo, cuando nos cuesta llegar a la ‘meta’ o cuando cumplir el objetivo se hace un poco cuesta arriba buscamos excusas para poder dejar el propósito a un lado y seguir con nuestra rutina diaria. Esa rutina que llevamos a cabo antes del temido fin de año donde llega ese momento apocalíptico y nos damos cuenta de que necesitamos cambiar y fijarnos nuevos propósitos.

Pero no te preocupes, con mi ayuda nunca volverás a sentir esas sensaciones de fracaso o de querer pero no poder. Lo único que necesitas para cumplir nuevos propósitos es saber y conocer los métodos adecuados para que no te resulte tan difícil lograrlos. Por eso quiero ofrecerte las claves necesarias para cumplir nuevos propósitos. Motivaciones para dejar las excusas a un lado y poder llevar a cabo tus nuevos objetivos.

Cumplir nuevos propósitos: ponte en forma

Ponerse en forma es sin duda un clásico a la hora de escoger un propósito para año nuevo. Además, es que no pasa de moda, pues año tras año son muchas las personas que deciden ponerse en forma pero, lamentablemente, son pocas las que lo consiguen. Y no lo hacen porque al poco tiempo o cuando se hace difícil buscan cualquier excusa recurrente que les ayude a tirar la toalla. Excusas como las que enumero a continuación. Pero no te preocupes porque te voy a dar las claves para dejar atrás las excusas y así poder cumplir nuevos propósitos.

  • Hace mucho frío

La primera de las excusas que utiliza la gente para no llevar a cabo el propósito de ponerse en forma es que hace mucho frío y no apetece salir a la calle para hacer deporte. Pero este problema tiene fácil solución.

Puedes hacer deporte en casa. Hay muchos ejercicios o tablas de ejercicios para adelgazar en casa en diez minutos sin necesidad de tener que ir al gimnasio. Además, también es una muy buena idea ponerse en forma con un gimnasio en casa y gastando poco dinero.

Si la excusa es el frío y no tienes espacio para poder montar un mini gimnasio en casa puedes salir a correr o a hacer ejercicio con ropa de abrigo. Es decir, compra ropa cómoda y que abrigue para resguardarte del frío y para hacer deporte sin el riesgo de coger un constipado. Sin olvidar los guantes o los gorros que son muy útiles.

A mi me gusta mucho salir a correr con una sudadera impermeable de Nike y unas mallas Adidas que compré en Marathonia. También son muy cómodos y calientes los complementos que compré en ActivInstinct.

Además, me encanta correr mientras escucho música con mi brazalete mp3 y así al correr con el ritmo de la música entro en calor mucho más rápido.

 

  • Cuesta mucho dinero

Para muchos ir al gimnasio o realizar la actividad deportiva cuesta mucho dinero y en estos tiempos tan complicados no es una excusa fácil de remediar.

Pero yo te aconsejo si no quieres gastarte mucho dinero en un gimnasio que practiques y/o realices actividades físicas que son gratuitas o que necesitan poca inversión para llevarlas a cabo. Es decir, deportes como salir a correr, jugar al pádel, al fútbol o al tenis son baratas y no necesitan mucho dinero en material.

  • Estoy muy ocupado y no tengo tiempo

Otra excusa muy frecuente y repetida a la hora de dejar una actividad o a la hora de no poder cumplir nuevos propósitos es la de autoconvencerse de estar muy ocupado o de no tener tiempo para llevar a cabo el objetivo. Pero nada más lejos de la realidad. Es una excusa con la que nos estamos engañando a nosotros mismos. El día tiene muchas horas y dejando a un lado las que necesitamos para dormir, trabajar y las obligaciones diarias, el resto son de ocio. Por lo que lo único necesario es una buena planificación de nuestro día para poder aprovecharlo al máximo. Ya verás como si te planificas tienes tiempo para todo y aún te sobrará. No abandones tu ansiado nuevo propósito por esta excusa.

Y es que como muchos aseguran, cuando dices que no tienes tiempo realmente quieres decir que hay otras cosas más importantes. Porque hacer lo que quieres no es una cuestión de tiempo, es una cuestión de prioridades. Si deseas hacer algo sacarás tiempo de donde sea para llevarlo a cabo.

Existen muchas claves para superar este problema. Por ejemplo un amigo prefiere levantarse más pronto para poder ir a nadar antes del trabajo. Yo me llevo la bolsa de deporte a la oficina para aprovechar las dos horas que tengo para comer y así realizo mi actividad física favorita en ese momento. Un compañero prefiere ir andando al trabajo y suele tardar 45 minutos, por lo que casi sin darse cuenta recorre más de 7 kilómetros diarios y eso es muy beneficioso para su cuerpo. Otra buena estrategia es aprovechar el tiempo que nuestros hijos pasan en las clases extraescolares para realizar nuestras actividades físicas.

 

  • Si lo hiciera con alguien…

Es muy común y a muchos os habrá pasado que abandonáis una actividad o un nuevo propósito porque lo haces solo o porque no apetece ir solo. Pero esa excusa tiene solución: realiza una actividad o un deporte de equipo. Así no tendrás excusas para quedarte en casa, ya que tendrás ganas de ir a hacer deporte porque lo harás con tus amigos y ellos serán los que te ‘obliguen’ a no renunciar a esa actividad porque ‘tirarán’ de ti para practicar el deporte y ponerte en forma.

Otra buena opción es conseguir que algún amigo o conocido quiera ponerse en forma al mismo tiempo que tú y así podéis ir a correr juntos o ir al gimnasio los dos. Pero es bastante difícil, por lo que yo te recomiendo una actividad en grupo para que ‘tiren’ de ti.

Otras opciones son:

  1. Una buena idea es apuntarse a clases de baile con tu pareja. No lo harás solo, te gustará ir con tu pareja, os animaréis juntos y pasaréis mucho tiempo juntos, algo que reforzará la relación a la par que os sentiréis mejor al practicar deporte.
  2. Un deporte en equipo o una clase grupal: Deportes como el pádel, tenis, el karate o hasta el yoga pueden ser prefectos para motivar a un amigo y así no ir solo.
  3. También se pueden utilizar videojuegos como la Wii o la Xbox Conect, donde se pueden hacer ejercicio con juegos multijugadores donde os divertiréis mucho y a la vez haréis deporte.
  4. Ir a pasear en familia los fines de semana puede ser una opción ideal para los que no tengan mucho tiempo entre semana. Además, pasarás tiempo con tus hijos y eso estrechará la relación.
  • No conseguir resultados pronto

Por último, no conseguir resultados pronto hace que desistamos de nuestros propósitos. Es muy habitual que lo dejemos si al poco tiempo de estar en el gimnasio o a las pocas semanas de salir a correr no vemos resultados en nuestro cuerpo. Pero no te desesperes, ya que ponerse en forma no es una carrera de sprint, al contrario, es una carrera de fondo y cuanto más tiempo sigas realizando la actividad física mejores y mayores resultados obtendrás.

Un buen truco para no desesperar al no obtener resultados pronto es la de celebrar y premiar tu esfuerzo diario y tu progreso semanal. Es decir, no esperes al final para celebrarlo, lo mejor es ir motivándote poco a poco. Así con cada paso que avances te premiarás y conservarás la motivación suficiente para seguir con el proceso hasta llegar al final: ponerse en forma y cumplir el propósito del nuevo año.

Ya lo sabes, no te pongas objetivos muy difíciles o a largo plazo. Es mejor ponerse miniobjetivos. Por ejemplo si quieres bajar de peso no te peses cada día, mejor espera una semana y verás más resultados. No es lo mismo pesarse cada día y ver que pierdes 100 gramos al día, que pesarte cada semana y ver que has perdido 700 gramos. Si lo haces así tendrás la sensación de obtener mejores resultados.

Ya conoces los claves para cumplir nuevos propósitos. ¿Te han gustado estas ideas? ¿Crees que te ayudarán a cumplir los propósitos? No lo pienses más y entra en las páginas web que te recomiendo para conseguir el mejor equipamiento del mercado al mejor precio.

Si te gusta el deporte te puede interesar mucho el reportaje sobre los mejores deportes de invierno, o el de la Spartan Race, la prueba más exigente del mundo o el de las competiciones más duras del mundo.